Es el punto final a la tregua que Doña Cuaresma brinda a Don Carnal.

Al finalizar el desfile del sábado de piñata, en la playa de poniente y tras una batalla dialéctica, Doña Cuaresma cumple con la promesa que le hizo a Don Carnal 7 días antes, donde le daba una semana de fiesta. Finalmente, Don Carnal es quemado en la hoguera acompañado de un gran castillo de fuegos artificiales, declarando así el fin del carnaval y el comienzo de los días de culto y recogimiento. Anunciando el inicio de la Cuaresma.

Se trata, sin duda, de un momento triste para todos los carnavaleros, pero también de alegría, pues ya empieza la cuenta atrás para el próximo carnaval.


Tras la quema, se realiza la entrega de premios en la Plaza de España.