Es el punto final a la tregua que Doña Cuaresma brinda a Don Carnal.

Al finalizar el desfile del sábado de piñata, en la playa de poniente y tras una batalla dialéctica, Don Carnal será quemado en la hoguera acompañado de un gran castillo de fuegos artificiales, declarando así el fin del carnaval y el comienzo de los días de culto y recogimiento. Anunciando el inicio de la Cuaresma.

 

Tras la quema, se realizará la entrega de premios en la Plaza de España.