La murga “Los ciegos, ciegos perdíos” pone en pie al público congregado en el Auditorio de Águilas

La murga aguileña, que logra superarse año tras año, volvió a registrar un lleno absoluto

Un año más, los componentes de la murga “Los ciegos, ciegos perdíos” han demostrado que las interminables colas que año tras año realizan los aguileños para lograr conseguir una entrada que permita el acceso a sus espectáculos bien merecen la pena.

Las actuaciones de ayer, que hoy se repetirán en tres pases, lograron poner en pie al público que llenaba la sala del Auditorio y Palacio de Congresos Infanta Doña Elena; público que no pudo dejar de reír a carcajadas con los internos del “Centro de Recomposición y Descanso”. Estos locos del Carnaval no dejaron a nadie a salvo de sus críticas, siempre cargadas de ironía pero también realizadas desde un respetuoso cariño. Únicamente lograron silenciar las carcajadas del auditorio al entonar “No somos diferentes”; un alegato en defensa de la normalización de las enfermedades mentales que logró emocionar a todos los allí reunidos.